En estos países, el dinero en efectivo no es el principal medio para pagar

¿Cuál es su preferencia, el uso de las tarjetas o el efectivo? Algunos creen que si utilizan un datáfono para pagar van a perder más dinero que el que gastan en una compra. Lo cual, en algunos casos puede ser cierto, porque uno que otro almacén incluye o incrementa en el costo final el uso del datáfono, lo que no está prohibido porque se entiende que es un costo operacional del establecimiento.

Lo cierto es que Colombia también está trabajando en la inclusión financiera de los ciudadanos, pensando en bancarizarlos para desaparecer en el futuro el uso del efectivo. Todo con el fin de que haya un mayor control sobre los movimientos del dinero y además se facilite la operacionalidad y transacionalidad del mismo.

De acuerdo con el Reporte de Inclusión Financiera de 2016 hecho por la Superintendencia Financiera, cerca de 25 millones de adultos contaban para finales de 2015 con algún producto financiero, cantidad que representa el 76,3% de las personas que pueden acceder al sistema.

En este 2016, según un estudio realizado por la plataforma ACH Colombia, los pagos electrónicos se incrementaron en un 10% en el primer semestre del año, en los cuales se registró una cifra récord de 81 millones de transacciones.

Los países de esta galería son los más adelantados en este proceso de pasar del efectivo a los canales electrónicos, tanto que incluso algunos emprendedores han comenzado a elaborar diferentes sistemas de pagos para proporcionarlos incluso a tiendas de barrio y peluquerías.

  • Bélgica: tienen una ley que sanciona por 225.000 euros a quienes excedan el límite de pagos en efectivo de los 3.000 euros. En este país, el 86% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito.
  • Francia: el dinero en efectivo que se guarda es a duras penas el que cabe en un cajón, ya que en este país todas las transacciones mayores a 3.000 euros se hacen electrónicamente. El 69% de la población tiene al menos una tarjeta débito.
  • Canadá: son pocas las monedas las que pueda cargar en el bolsillo si viaja a este país, además desde 2013 dejaron de distribuir monedas de un centavo para ahorrar USD$11 millones al año. El 88% de la población tiene al menos una tarjeta débito.
  • Reino Unido: para movilizarse en un autobús de dos pisos en Londres, sus ciudadanos deben de tener una tarjeta prepago para utilizarlo. El pago en efectivo para este medio dejó de ser válido desde hace un buen tiempo, es más tan solo 1% de los viajeros londinenses utilizan el dinero en efectivo para pagar. El 88% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito.
  • Suecia: es donde menos dinero se maneja y la gran ventaja de ello es que los robos cayeron de 110 en 2008 a solo 16 en 2011, el más bajo desde que el país empezó a operar con transacciones electrónicas. El 96% de la población tiene al menos una tarjeta débito.
  • Países Bajos: cuando las personas salen a dar un paseo, no deben dejar por ningún motivo la tarjeta débito o crédito, porque ni muchos restaurantes ni los parquímetros reciben dinero efectivo. El 98% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito.
  • Alemania: en el Oktoberfest de Munich, la fiesta de octubre, ningún ciudadano podrá llevar un montón de dinero en sus bolsillos, le bastará tan solo con iPhone y un lector de chip EMV, que se conecta al teléfono para que le acepten los pagos. El 88% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito.

Fuente: Banca y Negocios

Enlace original

Carlos Devis

Carlos Devis

Carlos ha ayudado a miles de personas a crear abundancia, libertad financiera y balance en sus vidas. Utilizando los mismos secretos que enseña, logró salir de un hogar con gigantes desafíos económicos. Carlos posee el talento de explicar temas complejos para otros, de una manera muy sencilla y amena, y su compromiso siempre es con los resultados de sus estudiantes.

Comenta y comparte esta publicación:

¡SÍ! Quiero Recibir Tus Consejos En Mi Email...

¿Te gustaría recibir información, herramientas y recursos gratuitos, que cambien tu vida y tus finanzas para siempre?

No te preocupes, tus datos están a salvo con nosotros y no los compartiremos con nadie. Puedes darte de baja cuando quieras.

Nos preocupamos por sus datos y nos encantaría utilizar cookies para mejorar su experiencia. Saber más