Riqueza financiera de los hogares crece 3% por reducción de deudas

Los presupuestos domésticos continúan su particular proceso de transformación derivado de los duros años de crisis en los que ha predominado una reducción de la deuda acumulada por las familias y, como efecto indirecto, un incremento de la riqueza neta disponible a través de múltiples tipos de productos en los que invierten o ahorran su dinero. Durante el año pasado, ese patrimonio financiero se incrementó un 3% hasta situarse por encima de los 1,3 billones de euros, según los últimos registros del Banco de España.

El dato no resulta baladí para los bolsillos de los ciudadanos porque se trata del mayor nivel de patrimonio -excluidas las posesiones inmobiliarias, que no se cuantifican en esta estadística del supervisor- desde que comenzaran a aparecer los primeros síntomas de recesión, a finales de 2007. De hecho, en el segundo semestre de aquel ejercicio, la riqueza financiera de los españoles superaba el billón de euros, un nivel que recuperó en 2013 para no caer por debajo de esa referencia desde entonces. Ahora vuelve a marcar máximos porque mejoran las inversiones que se han realizado y por el desapalancamiento puesto en marcha en cada hogar. Al mismo tiempo, la tasa de ahorro de cada hogar cayó hasta representar un 8,2% de su renta disponible.

Entre enero y diciembre del año pasado, la deuda que mantenían los ciudadanos en sus mochilas se redujo un 0,3% con respecto al mismo periodo de 2015, al descender a los 770.028 millones. La cifra es la menor de toda la crisis, después de años, como en 2008 y 2009, en los que los compromisos que mantenían frente a sus deudores llegó a rozar el billón de euros.

Por séptimo año consecutivo, el endeudamiento ha descendido, restando lastre a los presupuestos domésticos. En el caso de las hipotecas, la reducción ha sido del 5,5% en un solo ejercicio. La amortización de este tipo de créditos inmobiliarios permite a las familias aliviar sus ahorros, no solo por la caída del euríbor -el índice con el que se calculan las cuotas mensuales- sino también por los pagos extraordinarios que realizan cada año para disminuir el capital pendiente de pagar.

Un 41% en depósitos

Con esta coyuntura, la riqueza neta tiende a aumentar, como lo volvió a hacer en 2016. Lo hizo hasta representar un 118% del Producto Interior Bruto (PIB). El capital destinado a los depósitos bancarios tradicionales sigue siendo la opción preferida por los españoles para gestionar su dinero. Esta modalidad -en la que también se incluye el dinero en efectivo- representa un 41% de toda la riqueza financiera de la que disponen las familias, hasta situarse en los 861.000 millones, un 17% más que en el año anterior. De ese importe, unos 512.000 millones se encuentran guardados en cuentas con el dinero a la vista, lo que supone un 85% más que en 2007.

Por detrás se sitúan las inversiones en activos bursátiles. En el caso de las participaciones en fondos de inversión, representan un 12,5% de la riqueza, después de aumentar un 5% el año pasado. También se incrementaron las posiciones en acciones cotizadas hasta alcanzar los 155.313 millones, un 7,5% de todo el capital particular acumulado. Sin embargo, el nivel de títulos de empresas que no se negocian en el parqué -en la mayor parte de los casos suelen ser sociedades familiares- cayó un 7,3%.

Los hogares también incrementaron sus posiciones en productos aseguradores. En el caso de los planes de pensiones, los ciudadanos tenían acumulados 167.877 millones en derechos por prestaciones derivadas de estos activos, un 1,2% más que en 2015. Y en los seguros de vida y rentas periódicas, el capital disponible para poder cobrarlo cuando surja la contingencia contratada se incrementó un 10% hasta los 166.775 millones.

Si a todas estas cifras se unen las posesiones inmobiliarias con las que cuentan las familias, el resultado cambia por completo, sobre todo si se compara su situación con la de otros países del entorno europeo. Porque a los 1,3 billones en activos financieros habría que sumar otros 4,6 billones en inmuebles. Es decir, que las posiciones en productos como depósitos o Bolsa representarían un 26% del total, frente al 74% restante, que estaría representado en esas posesiones de viviendas, locales, terrenos o garajes, según el último informe de Inverco. En España un 78,2% de la población tiene vivienda en propiedad, frente a la media del 69% de la Unión Europea o el 52% de Alemania.

Fuente: Inversión & Finanzas

Enlace original

Carlos Devis

Carlos Devis

Carlos ha ayudado a miles de personas a crear abundancia, libertad financiera y balance en sus vidas. Utilizando los mismos secretos que enseña, logró salir de un hogar con gigantes desafíos económicos. Carlos posee el talento de explicar temas complejos para otros, de una manera muy sencilla y amena, y su compromiso siempre es con los resultados de sus estudiantes.

Comenta y comparte esta publicación:

¡SÍ! Quiero Recibir Tus Consejos En Mi Email...

¿Te gustaría recibir información, herramientas y recursos gratuitos, que cambien tu vida y tus finanzas para siempre?

No te preocupes, tus datos están a salvo con nosotros y no los compartiremos con nadie. Puedes darte de baja cuando quieras.

Nos preocupamos por sus datos y nos encantaría utilizar cookies para mejorar su experiencia. Saber más