Soy Feliz, aunque tenga defectos o en ocasiones sienta ansiedad, mal genio, o me queje más de la cuenta.

Aunque a veces lo olvide, sé que mi vida es la mayor empresa del mundo, y en cada momento tengo el poder de elegir los mejores o peores pensamientos o emociones. Sé que en cada acción, estoy eligiendo crecer o caer.

Sé que hay muchos que me aprecian, me admiran y me quieren.

Sé que soy Feliz, aunque en ocasiones mis cielos tengan tempestades, o sufra accidentes en mis caminos, me frustre y me agote en mis trabajos, o me decepcione en mis relaciones.

Me siento liberando mi fuerza cuando acepto a las personas o los hechos de la vida tal como son.

Porque sé, que en últimas cualquier sufrimiento termina con las mismas palabras: ¡No valió la pena sufrir tanto por eso!

Soy Feliz, cuando crezco la esperanza en mis batallas, y cuando doy pequeños pasos para salir de la seguridad que me dan los palcos de mis miedos.

Soy Feliz, porque en los desencuentros busco con coraje mis avances, o lo que me une con mis compañeros de luchas o de vida. Esto, aunque me cueste batallar con mis orgullos o mis verdades.

Soy Feliz, no sólo al valorar mi sonrisas, sino también al reflexionar y escuchar la voz de mi tristeza.

Soy Feliz, no sólo al celebrar mis éxitos, sino al aprender las lecciones de mis fracasos.

Me siento Feliz con los aplausos, y también, con el anonimato o el disfrutar de mi propia compañía.

Soy Feliz, reconociendo que vale la pena vivir la vida a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.

Soy Feliz, no sólo por la suerte de mi destino, sino por el triunfo en la conquista, y de cada vez más, aprender a viajar mejor dentro de mi propio ser.

Soy Feliz, al dejar de ser víctima de mis problemas, y reconocerme como el creador de mis propias historias.

Soy Feliz, al atravesar los desiertos que construyo con mis propios pensamientos, y de los que salgo al saber que los oasis en mi alma, son infinitamente más grandes que los desiertos.

Soy Feliz, al agradecer cada mañana por el milagro de la vida, y de mí vida.

Soy Feliz, al no tener miedo de mis pensamientos y sentimientos, porque sé, que son mis propias creaciones.

Soy Feliz, cuando dejo expresar a esa criatura libre, alegre, y simple, que vive dentro de mí.

Soy Feliz, por tener la madurez de decir, «me equivoqué». Por tener la osadía de decir, «perdóname». Por tener la vulnerabilidad de decir, «te necesito». Y tener la sensibilidad de decir, «te amo».

Aunque a veces lo olvide, sé que mi vida se ha vuelto un jardín de oportunidades y regalos para Ser feliz.

Aprendí que la felicidad es imposible sin la gratitud, como que el dolor sólo llega con mi ingratitud.

Soy Feliz porque en la primavera soy amante de mis alegrías, y en el invierno soy amante de mi sabiduría.

He descubierto que Ser Feliz, no es tener una vida perfecta, porque la perfección es sólo un pensamiento que nada tiene que ver con la realidad.

Sé que lo que es perfecto para mí, no lo es para otros.

La Perfección, es un pensamiento que me enceguece de ver los regalos que tengo, y me enfoca en lo que no es.

Con el tiempo he aprendido a usar mis lágrimas para regar tolerancia, y las pérdidas para refinar mi paciencia y serenidad.

Y a pesar que me equivoque mil veces, y por momentos sienta que he perdido mi tiempo o mi camino, comenzaré de nuevo, amaré de nuevo, lucharé de nuevo, valorando mis aprendizajes y mis avances.

Soy Feliz, porque cada amanecer es un nuevo despertar para descubrirme, y expandir mis universos en la aventura de intentarlo…

Carlos Devis inspirado en las palabras del Papa Francisco.

Carlos Devis

Carlos Devis

Carlos ha ayudado a miles de personas a crear abundancia, libertad financiera y balance en sus vidas. Utilizando los mismos secretos que enseña, logró salir de un hogar con gigantes desafíos económicos. Carlos posee el talento de explicar temas complejos para otros, de una manera muy sencilla y amena, y su compromiso siempre es con los resultados de sus estudiantes.

Comenta y comparte esta publicación:

¡SÍ! Quiero Recibir Tus Consejos En Mi Email...

¿Te gustaría recibir información, herramientas y recursos gratuitos, que cambien tu vida y tus finanzas para siempre?

No te preocupes, tus datos están a salvo con nosotros y no los compartiremos con nadie. Puedes darte de baja cuando quieras.

Nos preocupamos por sus datos y nos encantaría utilizar cookies para mejorar su experiencia. Saber más